Mundillo IT – Viejas y nuevas generaciones

La final del US Open de Tenis de este año ha traído sorpresas. Una de las sorpresas ha sido Bianca Vanessa Andreescu (canadiense de ascendencia rumana) que terminó ganando el abierto con 19 años este 2019 (hace unos días de escribir esto, contra Serena Williams).

Otra de las grandes sorpresas ha sido el ruso Daniil Serguéyevich Medvédev (Дании́л Серге́евич Медве́дев) de 23 años. No llegó a ganar el US Open pero casi casi (se enfrentaba a Rafa Nadal y la final de 5 horas de partido está considerada una de las mejores de todos los tiempos. Y se disfrutó hace unos días de escribir esto).

En Tenis de Grand Slam masculino aún siguen allí eclipsando a las nuevas generaciones Rafa Nadal, Roger Federer y Novak Đoković.

En Tenis de Grand Slam femenino eso ya no está pasando. Con las masculinas tampoco pasará por mucho tiempo más seguramente.

Salvo sorpresas esporádicas estamos en pocos años ante el final de mantener ese ritmo de algunos jugadores/as y en el principio de una nueva etapa de jugadores/as a los que les ha tocado llegar a un cierto nivel como para comenzar a ser relevantes.

Y es que el listón sube y sube hasta lo que es posible humanamente. Y mientras tanto muchas generaciones de grandes jugadores/as han tenido que vivir a la sombra.

Cuando los grandes jugadores de una generación paran cualquier mierda nueva parece interesante.

En música podríamos hablar de que C. Tangana por ejemplo puede llegar a ser relevante. El listón está tan bajo que solo hace falta un disco de los grandes que han mantenido el listón digno durante décadas para ridiculizar lo que mucha gente está haciendo.


Hoy por suerte no usaremos la música como símil.

La experiencia es un grado

Se aprende jugando con los grandes. Si has jugado de pequeño/a al fútbol por ejemplo sabes que tienes que adaptarte a diferentes campos de juego. Los/las tenistas tienen que jugar en tierra, en hierba, sobre pista, …

En fútbol se juega en tierra, en hierba, en asfalto, … y donde sea necesario. Pero los/las futbolistas van aprendiendo y se adaptan. En el mundo IT ocurre de algún modo lo mismo.

Lo que me jode es ver a gente muy joven menospreciar a otros/as compañeros de profesión. Me jode mucho.

Gente muy joven vienen con el rollo de «jóvenes pero suficientemente preparados». Sin respeto por la gente que lleva décadas en el juego.

Y no respetan lo que gente más veterana les puede aportar.

En los deportes antes citados (tenis y fútbol) se compite.

En tenis single se compite sin cooperar (bueno, se tiene un equipo igualmente). En fútbol se coopera pero se compite contra otros equipos que cooperan igualmente.

En el mundillo IT los lobos solitarios no tienen lugar.

No queda otra que colaborar con un equipo y tener como finalidad la de sacar adelante los proyectos.

Eso implica por parte de la gente más veterana dejar hueco a la gente menos experimentada. Ponerse en background, en segundo plano muchas veces para dejar que otra gente pueda ir aprendiendo.

La gente más veterana tiene que pasar a un escalón superior y dejar el día a día a la gente menos experimentada poco a poco.

No se llegará a los niveles de Nadal o Federer pero todo funcionará si siguen allí aportando su expertise.

A lo que voy con esta entrada es que en IT se necesita expertise y gente nueva respetuosa. Se necesitan Senior y Junior en los equipos.

La gente nueva podrá aportar cosas pero solo tendrá sentido si son capaces de jugar un tiempo con los grandes.

Y tendrá sentido si entienden que se juega en equipo, cooperando.

Matar al padre 

Matar al padre es una figura metafórica que utilizaba Freud para expresar el momento en el que las personas maduran y dejan a los padres apartados.

En el mundillo IT es ese momento en el que se creen suficientemente empoderados/as como para caminar sin apoyo. Entonces matan al padre o la madre.

Y aquí es a lo que voy con la entrada.

Serena Williams por ejemplo posiblemente no anda en su mejor alto momento pero … llega a las finales de grand slam (aunque no los este ganando todos ya).

Mucha gente dice «está acabada ya». ¿En serio?

Yo no creo en que se necesite matar al padre o a la madre. Creo que se necesita vivir respetando lo que otra gente hace y aprender de ello lo posible.

Cuando Nadal, Federer, … dejen de eclipsar a las nuevas generaciones podrán estar orgullosos de haber dejado un listón bien alto.

¿Entonces que han de hacer?

Para el mundo del tenis lo mejor que pueden hacer es entender que lo mejor para el tenis es que sigan allí, pero en otro nivel más alto. El nivel de entender que la vida sigue, el nivel de compartir, cooperar, dejar que otra gente pueda aprender de su «expertise», sin matar al padre, con respeto.

En el mundillo IT la gente más veterana termina enseñando lo que sabe a la gente más nueva.

La vida se abre camino y eso lo sabe cualquiera. Las viejas generaciones dan paso a las nuevas, enseñan a las nuevas, abren brecha.

Sin respeto a la gente más veterana mal se va. Condenados a repetir la historia una y otra vez en un loop infinito.

En fin. Este texto lo he dejado escrito para la gente que me ha enseñado en el pasado, la que me enseña cosas en el presente y la que espero que siga aportando en el futuro.

Tener la suerte de jugar con los grandes supone no matar al padre. No somos adolescentes. Supone agradecerles todo lo que puedan aportar y seguir jugando en el mundo IT, en el tenis, en el fútbol, … a un buen nivel.

O eso creo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *